Coros de ranita de San Antonio (Hyla molleri)

Ayer por la noche (21 de abril) disfrutamos de una maravillosa ruta descubriendo algunos de los anfibios que se reproducen en las pozas de lino de Losana de Pirón y aprovechamos para conocer a otros de los habitantes de las mismas.

Macho de ranita de San Antonio

Aquí os dejamos un audio con los coros de los machos de ranita de San Antonio. Subid el volumen…

 

Nuestra próxima actividad será el próximo domingo 29 en Cabanillas, con un didáctico taller de charcas. Más información en info@tenadadelmonte.es

“Conocer para Conservar”. Actividades de primavera 2018

Como cada año, lanzamos nuestras propuestas de actividades “Conocer para Conservar”. En esta ocasión, presentamos las de primavera. Esta temporada va a ser un poco más corta, obligados también por otros compromisos de los que ya os iremos informando cuando los tengamos cerrados.

Aprovechando la abundancia de lluvias, hemos preparado un programa en el que el elemento agua va a ser el protagonista, con dos talleres didácticos para todos los públicos y dos rutas interpretativas que discurrirán en dos parajes en los que este elemento es fundamental.

Las actividades tienen un precio de 5 euros para menores de 12 años y 10 euros para mayores de 12 años y adultos.

Comenzaremos el sábado 21 de abril con una salida nocturna para conocer el mundo de los anfibios, esos animales que llevan una “doble vida”, entre el agua y el medio terrestre, el grupo animal más amenazado a nivel global por el cambio climático y los cambios en los usos del suelo.

El domingo 29 de abril descubriremos toda la vida que bulle en las charcas temporales, en las que conoceremos organismos más antiguos que los dinosaurios, larvas de insectos que han inspirado a monstruos de cine y veremos cómo viven, se alimentan o reproducen.

Ranita de San Antonio

La siguiente actividad, el domingo 13 de mayo,  será una ruta interpretativa por el maravilloso soto de Revenga, donde los usos tradicionales vinculados al agua son los que han generado un ecosistema de una riqueza ambiental digna de toda protección.

Por último, el domingo 27 de mayo nos trasladaremos a Arcones, a conocer las famosas hundas y un ecosistema singular como es el enebral, además de bellos parajes con multitud de especies de flora y fauna.

Para más información e inscripciones, podéis poneros en contacto con nosotros a través del correo info@tenadadelmonte.es . Como siempre, a aquellos que estáis suscritos a nuestros correos, os enviaremos uno indicando la apertura y cierre de los plazos de inscripción.

 

Piedras (y lugares) con historia II

En otra entrada, titulada “Piedras con historia” hablábamos de los lugares de reunión de tres Comunidades de Aguas. En esta ocasión, tratamos de otras piedras y lugares que han sido importantes en la cultura inmaterial del agua.

Comenzamos con un par de piedras y promontorios rocosos cuyo nombre llama la atención. Se trata de la “Piedra de la Borrachera” en Basardilla y las “Peñas Borracheras” en Revenga. Ambas forman parte de la faceta festiva que al fin y al cabo era la limpieza de la cacera.

Quienes hayan leído nuestro libro “Ecos del agua en la Sierra de Guadarrama”, sabrán que el día de la limpieza del caz de Basardilla se denominaba “el día de la borrachera”, por lo que ocurría tras la limpieza. Los hombres bajaban limpiando la cacera hasta que llegaban a la citada piedra. Allí les esperaba el alguacil con la merienda de cada uno y con una buena cantidad de vino por cabeza a cuenta del Ayuntamiento, como contraprestación al trabajo realizado. No hay que decir, por tanto, de dónde le viene el nombre a dicha piedra. Digamos que la fiesta se animaba y, por tanto, ya no se trabajaba por la tarde.

Piedra de la Borrachera

Con el nombre de Peñas Borracheras se conoce a un pequeño promontorio rocoso situado en el Soto de Revenga. El día de la limpieza de las “caceras de abajo”, es decir, las caceras situadas por debajo del pueblo y que riegan el soto, se hacían distintos grupos para ir limpiando los tres ramales principales y en esas piedras finalizaban la tarea. El alguacil del pueblo les esperaba con el vino y terminaban igual de animados que los de Basardilla.

Peñas Borracheras

No salimos de Revenga para hablar del lugar donde se celebraba la comida-merienda del día de las “caceras de arriba), es decir, la limpieza del canal madre desde la toma en el río Acebeda hasta el pueblo. Los grupos terminaban reuniéndose en el lugar denominado “Los Comederos”, una pequeña pradera situada en las cercanías del río Acebeda. Tal vez el nombre del lugar venga de esa tradición. Ese día también había vino y buen humor.

Asociado también a estos días de trabajo (y fiesta) que eran las jornadas de limpieza comunal de la cacera de los pueblos, está un majestuoso roble en la dehesa de Collado Hermoso. Se trata del “Árbol de las Regaderas”. El 25 de junio, tras la limpieza del caz, los vecinos participantes y sus familias celebraban la fiesta del agua, merendando todos juntos bajo ese árbol y otros tantos de gran porte. Después, incluso había baile. Tras años de abandono de esta tradición, la asociación del pueblo ha señalizado el árbol y ha comenzado a recuperar la reunión bajo este testigo mudo de siglos de risas y fiestas en honor al agua.

Árbol de las Regaderas

Otros tres árboles, hoy desaparecidos, dan nombre a otros puntos de reunión en la Cacera del río Viejo. Se trata de los lugares denominados “El Peral”“Los Robles” y “El Robledón”, que daban nombre a otras tantas Juntas del Agua. El  lugar de Los Robles estaba situado en término de Pelayos y era donde se juntaban los pueblos de Tierra de Segovia de la Cacera del río Viejo, (la llamada Junta del Roble).  El Peral, lugar donde se reunían Torreiglesias, Carrascal, La Cuesta y sus barrios, Tenzuela, Santo Domingo y Losana estaba en término de Berrocal (la Junta del Peral). En unas ordenanzas entre Torreiglesias y Carrascal se habla de la Junta del Robledón, que posteriormente pasó a llamarse Junta del Terrero situado en término de Carrascal y donde se reunían los vecinos de ambos pueblos para tratar los temas referentes al agua.

Otra piedra interesante y que estamos pendientes de poder localizar (aunque sabemos el área donde estaba ubicada) es la Cruz de Collado, en Galíndez, en la que había grabada una cruz. Esta piedra separaba la zona de linares de la de prados y aparece en las ordenanzas del siglo XVI. Lamentablemente, la persona que nos podría haber indicado su ubicación exacta falleció hace unos tres años y cuando le entrevistamos no pudimos acercarnos a verla.

La última piedra de la que hablaremos en esta entrada es el Mojón Blanco (citada en ordenanzas del siglo XV) y que, además de ser uno de los mojones que limitaban los términos municipales de Sotosalbos y La Cuesta, daba nombre a una de las zonas de reparto de la Cacera del río Viejo: la Caldera del Mojón Blanco. Ésta separaba las aguas que le correspondían a Santo Domingo de Pirón de las de Tenzuela, Las Navas y Losana. El nombre le viene dado porque es un filón de cuarzo y destaca del resto de las rocas del entorno. Aún hoy es posible verla junto a la cacera, en el lugar donde ha estado desde tiempos inmemoriales.

Mojón Blanco

 

Apuntes de etnobotánica segoviana: El zumaque (Rhus coriaria)

Volvemos a esta sección con un arbusto que fue muy importante en la industria tintórea y de curtidos de nuestra provincia: el zumaque (Rhus coriaria).

Este arbusto, de unos 3 metros de altura, en la actualidad es muy escaso en la provincia, quedando de los antiguos cultivos, algunos individuos aislados o formando pequeñas agrupaciones en la zona de Orejana, Valleruela, Rades de Pedraza y Coca. En alguna de nuestras rutas guiadas hemos podido admirar alguno de estos ejemplares.

zumaque (Rhus coriaria)

Los tallos y ramas son gruesos y de tacto suave, ya que están recubiertos de un fino vello. Las hojas son compuestas, de cuatro a siete pares de foliolos, más uno impar en el extremo. Son lanceoladas y dentadas irregularmente y vellosas en el envés. Los frutos son menores que un guisante y crecen en racimos apretados.

hojas y frutos de zumaque al inicio de la otoñada

Parece ser que fue introducido en Europa por los árabes cuando conquistaron Sicilia y era muy valorado tanto el de esta isla como el de tierra de Toledo.

En otoño, las hojas toman un color rojo fuego que hace que estos arbustos sean fáciles de identificar en el campo.

hojas y frutos en plena otoñada

A finales de noviembre se recogían las ramas jóvenes, las hojas y los frutos y, una vez secas al sol, se machacaban con un rodillo, se trillaban en las eras, se aventaban, se cribaban y se reducían a polvo, que era lo que se vendía a tenerías y a las industrias del tinte.

Se utilizaba para teñir de negro. Se echaba el agua hirviendo y se metía la ropa durante una o dos horas, se sacaba y se enfriaba. Después se hervía, usando como mordiente,caparrosa.

El proceso de curtido aparece descrito en el interesante libro “Catálogo de los usos tradicionales de los recursos naturales de la provincia de Segovia” de Lorenzo, G; Barbero, C & Sánchez M. A, editado por Caja Segovia en 1997. Para este proceso las pieles, una vez limpias y preparadas, se metían en un noque lleno de zumaque durante 24 horas. Una vez secas, se llenaban de zumaque y se cosían y se apilaban para que el líquido las curtiera bien en profundidad. Veinticuatro horas después, las pieles se descosían, se aclaraban y se estiraban sobre un tablero de nogal, pasando después a las cuerdas de secadero.

Un buen ejemplar de zumaque

Este zumaque se usaba en las tenerías del valle del Clamores en Segovia, las de Cuéllar y muchas otras villas de la provincia. El cultivo de este arbusto ha quedado en la toponimia de algunas localidades, como “El zumacal” en Rades de Pedraza o “Las Zumaqueras” en La Lastrilla.

Un año de reivindicación de las caceras

Cuando el pasado diciembre de 2015 decidimos lanzarnos y publicar un libro que resumiera las investigaciones hechas durante 10 años, por nuestra cuenta y riesgo, sin ayuda de ningún tipo y además creando nuestro propio sello editorial, al que llamamos “Conocer para conservar”, quizás no éramos conscientes de dónde nos estábamos metiendo.

Si de algo estamos orgullosos es de la acogida por parte de la gente de los pueblos y del público en general. Estamos consiguiendo que se vaya formando una conciencia hacia la conservación y también hacia la recuperación de algunas de estas caceras, cuya particularidad es que son compartidas entre varios pueblos, algunas entre 16 localidades.

Los Departamentos de Ecología de las Facultades de Biología de la Universidad Complutense y de la Autónoma se han mostrado interesados en el estudio y nuestro trabajo e incluso el próximo año 2017 realizarán una práctica de campo sobre él. Asimismo estamos en contacto también con el proyecto europeo MEMOLA (Mediterranean Mountainous Landscapes en inglés o Paisajes montañosos mediterráneos, en castellano), dirigidos por la Universidad de Granada y que, entre otras muchas acciones, están recuperando acequias en Sierra Nevada y otros puntos del sur del continente europeo. También ha llamado la atención de Iniciativas Comunales, que reúne a más de 200 entidades que luchan por la defensa y el reconocimiento de los usos comunales y las áreas conservadas por Comunidades Locales en España. Se están buscando maneras de colaborar con algunas de estas instituciones y programas para poder trabajar en red e intercambiar información y metodología de trabajo.

A lo largo de este año hemos realizado 38 presentaciones, con cerca de 3000 Km recorridos, a un lado y al otro de la Sierra de Guadarrama, un periplo con un balance positivo. Alguien nos dijo que es un trabajo de profundidad, que poco a poco penetraría entre la gente. Y es algo que está ocurriendo, cosa que nos hace muy felices.

Cacera en Cabanillas del Monte

Cacera en Cabanillas del Monte

Como ya comentamos en otra ocasión, en las presentaciones algunas personas nos animan a seguir tirando del hilo, nos llaman para cedernos documentación, nos dicen quién nos puede dar más información o incluso nos han donado material. Además, han sido varios los pueblos que se han ofrecido a darnos documentación sobre sus caceras para una futura continuación del trabajo. Esto, unido al fallecimiento de algunos de nuestros informantes en menos de un año, hizo que nos planteáramos seriamente continuar la investigación. Se nos está yendo la última generación que conoció estos sistemas en pleno funcionamiento, además de conservar multitud de conocimientos que deben ser recopilados a la mayor brevedad posible. Lo más urgente es recopilar los testimonios de las personas mayores, que ahora rondan los 80-90 años y que, si no nos damos prisa, en dos años la mayor parte habrá desaparecido. De hecho, la tercera parte de nuestros informantes que han participado en este libro han fallecido. Además de grabar las entrevistas en audio, como en nuestra anterior investigación, también la estamos haciendo en vídeo, por lo que será también un proyecto videográfico.

Se va a financiar con las ventas del libro, por lo que estamos muy agradecidos a todas las personas e instituciones que con la compra de ejemplares  han apoyado este proyecto de recuperación de nuestra memoria. Esperamos que alguna más se anime y con ello podamos dar un buen empujón a esta apasionante segunda parte de recuperación de saberes tradicionales.

Cacera de Revenga

Cacera de Revenga

Hasta ahora, con los recursos que ha generado el libro, hemos investigado en otros cuatro pueblos. En las nuevas entrevistas e investigaciones se nos están aportando datos nuevos y curiosos, como una piedra-reloj en Basardilla, que servía para señalar el momento en el que el pueblo debía tomar el agua, toponimia relacionada con las tradiciones de la limpieza de la cacera, nuevas labores caseras realizadas con el lino, más “libros de barrio”, donde se anotaban los sorteos del agua, quién regaba, las multas por no asistir a las caceras y muchos otros conocimientos que no habían sido recogidos hasta el momento.

Para difundir este proyecto estamos utilizando las Redes Sociales, principalmente la página de facebook https://www.facebook.com/ecosdelaguaenlasierradeguadarrama/ en la que vamos colgando vídeos y fotografías relacionadas con las investigaciones.

Tras las entrevistas a personas de La Salceda, Basardilla, Galíndez y Revenga, nuestros pasos irán hacia Navas de Riofrío, La Losa y Ortigosa. Recientemente se nos ha abierto la posibilidad de investigar la cacera de regantes del barrio de San Lorenzo. Además, tenemos en cartera la entrevista a varias personas en Carrascal de La Cuesta, La Salceda, Valle de San Pedro, Torreval de San Pedro y Navafría. Para nosotros es un reto poder llegar a toda esta gente y recuperar todos sus conocimientos. Además, tenemos pendiente la visita a algunos Ayuntamientos donde nos han comentado la existencia de nueva documentación. En definitiva, es un trabajo ingente el que tenemos por delante. Hemos editado un vídeo promocional que se puede encontrar en youtube con el título “Recuperando la memoria del agua”, para promocionar la segunda fase de nuestro proyecto https://www.youtube.com/watch?v=HkEIGO6Ac2Y

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pedro Nogales, último guarda de la Cacera del Acueducto

Para el 2017 tenemos previsto realizar rutas de senderismo interpretativas para dar a conocer algunas caceras y paisajes vinculados a las mismas y que servirán, además para obtener fondos para las investigaciones. También seguimos abiertos a presentar el libro en aquellos lugares en los que hasta ahora no ha sido posible hacerlo, a un lado y a otro de la Sierra de Guadarrama. Ya tenemos alguna propuesta que intentaremos cerrar en breve.

También pretendemos llegar poco a poco a los distintos centros educativos de los pueblos de la Sierra de Guadarrama para que conozcan sus raíces y su entorno, lo valoren y lo respeten, creando programas educativos alrededor de sus caceras. Para ello es fundamental la participación de las distintas AMPAS, con las que intentaremos ponernos en contacto. Ellas también pueden hacerlo con nosotros a través de nuestra página web o correo electrónico.

Cacera del arroyo Truchas

Cacera del arroyo Truchas

Nuestro objetivo final, además de recuperar los conocimientos relacionados con el agua en nuestra querida Sierra de Guadarrama, es el de volver a ver correr el agua por lugares por los que hace años que no lo hace. La recuperación de estas caceras debería ser prioritaria por parte, tanto de los vecinos de los pueblos como por parte de las Administraciones competentes, más aún teniendo en cuenta que los territorios por donde discurren forman parte en su mayoría del Parque Nacional y Natural Sierra de Guadarrama. Una manera lógica de gestionar esos ecosistemas protegidos es mediante las prácticas tradicionales que los han originado. La pérdida de caceras está produciendo la pérdida de diversidad.

Aprender de nuestros mayores charlando con ellos no tiene precio. Como decimos en el libro “El agua nos habla, sólo hay que saber escuchar”, y nuestra intención es seguir haciéndolo.

Recuperando la memoria del agua: nuevo proyecto, nuevas ilusiones

Cuando el pasado mes de diciembre presentamos nuestro libro “Ecos del agua en la Sierra de Guadarrama”, no pensábamos que iba a tener la repercusión que está teniendo en algunos pueblos en cuanto a remover la conciencia de recuperar, por un lado, la memoria de las caceras y, por otro, la de las infraestructuras en sí.

El libro no es un “best seller” – tampoco nació con esa idea- pero para tratarse de nuestra primera apuesta en el mundo editorial (una idea romántica para expresar nuestras inquietudes actuales y futuras), creemos que está funcionando bien, más aún cuando no disponemos de una maquinaria mediática detrás y llegar a la gente es más complicado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por eso viene nuestra sorpresa-alegría cuando en las presentaciones algunas personas nos animan a seguir tirando del hilo, nos llaman para cedernos documentación, nos dicen quién nos puede dar más información o incluso nos han donado material. Algunos asistentes nos han confesado que habían comprado varios ejemplares para regalo, porque consideran que es un libro de mucho interés. Además, han sido varios los pueblos que se han ofrecido a darnos documentación sobre sus caceras para una futura continuación del trabajo. También nos ha alegrado el interés que ha suscitado el libro en algunos departamentos universitarios por “su interés y forma de tratar el tema”. Y que este trabajo se valore, nos llena de “orgullo y satisfacción”. Esto, unido al fallecimiento de algunos de nuestros informantes en menos de un año, ha hecho que nos planteemos seriamente continuar la investigación. Se nos está yendo la última generación que conoció estos sistemas en pleno funcionamiento, además de conservar multitud de conocimientos que deben ser recopilados a la mayor brevedad posible.

Presentación en Galíndez

Presentación en Galíndez

¿Y en qué va a consistir esta nueva fase de investigación? Lo más urgente es recopilar los testimonios de las personas mayores, que ahora rondan los 80-90 años y que, si no nos damos prisa, en dos años las mayor parte habrá desaparecido. Además de grabar las entrevistas en audio, como en nuestra anterior investigación, también la haremos en vídeo, para que haya también constancia visual, por lo que será también un proyecto videográfico. Se combinará con un trabajo documental (aunque en esta primera fase pasará a un segundo plano) de búsqueda en archivos municipales y en algunos privados. De hecho, ya disponemos de nueva documentación que nos han ido proporcionando algunas personas.

44-pablo-ecos-del-agua118-imp

 

20160810_183910

Al igual que con el anterior trabajo, nuestra mayor limitación va a ser la presupuestaria, pues dependerá de las ventas que hagamos del libro, ya que las ayudas existentes no cubren los gastos y tiempo que se necesitan para un trabajo de esta envergadura, más aún cuando algunos de nuestros objetivos están al otro lado de la Sierra. Por eso hemos hecho una gira ambiciosa, en primer lugar para recuperar la inversión realizada y, en segundo lugar, para obtener fondos para este nuevo estudio. Con cada venta de un ejemplar estamos más cerca de poder comenzar la investigación.

 

portada-ecos-del-agua-recortada

Estamos abiertos a seguir presentando el libro en aquellos lugares en los que hasta ahora no ha sido posible hacerlo, de hecho este otoño tenemos algunas prácticamente cerradas, pero si algún lector de este blog quiere o cree que pueda haber alguna asociación, colectivo, municipio interesados, nos lo puede proponer en el siguiente correo: info@tenadadelmonte.es

En el siguiente enlace podéis leer uno de los capítulos de nuestro libro https://www.tenadadelmonte.es/editorial/

Estamos muy agradecidos a todas las personas e instituciones que con la compra de ejemplares  han apoyado este proyecto de recuperación de nuestra memoria. Esperamos que alguna más se anime y con ello podamos dar el pistoletazo de salida a esta apasionante segunda parte de recuperación de saberes tradicionales. Nos encantaría dar esa noticia.

14-hacenderas-ecos-del-agua088modim